Marketing3cero

Blog de SEO y Marketing

Barcelona digital

Hace tiempo que las nuevas tecnologías han traspasado el terreno personal y administrativo para convertirse en una dimensión social: todo el mundo quiere ser smart, desde un trabajador del mundo del transporte hasta un empresario del sector de la salud. Las ciudades no se alejan de esta tendencia e intentan convertirse en smart cities. Barcelona no es una excepción.

El Ensanche vista desde un satélite, por Daily Overview. Satellite images copyright DigitalGlobe Inc.

La capital de Cataluña acoge grandes eventos tecnológicos, y no sólo eso, sino que acumula reconocimientos alrededor de iniciativas digitales. Entre otros proyectos, Europa ha premiado la efectividad de Wifinet, la red pública de acceso comunitario a Internet, que es la más grande del mundo; y la ciudad acoge el Mobile World Congress o el Barcelona City Congress, ferias de gran importancia para el sector digital mundial.

Pero Barcelona no tiene una gran concentración de industria tecnológica. ¿Por qué despierta interés, si no lidera la producción? “Somos una de las grandes exponentes mundiales de creatividad digital”, explica Mayo Fuster, directora de Dimmons y comisaria de Ciudad Digital, “aquí siempre ha habido mucha tradición de adopción de la tecnología de forma creativa”.

El concepto Smart city se puede entender de forma tecnocèntrica, promovida de arriba abajo; pero también de forma social, multidisciplinar y cocreada, de abajo a arriba. Barcelona aboga por este segunda aproximación. “La smart city enfocada tecnocèntricament necesita sólo la administración como cliente”, resume Fuster, “entonces se implementan medidas y la sociedad simplemente las consume”. Pero la intención de proyectos como Barcelona Ciudad Digital es poner a los ciudadanos en la primera línea del ecosistema de innovación, activando los vecinos para que tengan voz y se involucren en la implementación de políticas digitales. La intención de todo esto es crear una ciudad que se aleje del capitalismo tecnológico y se acerque a unos estándares digitales éticos y democráticos.

“La ciudad está por hacer”, apunta el activista, “las nuevas tecnologías, los cambios demográficos y las crisis medioambientales requerirán nuevas soluciones y nuevas modalidades de relación”. La Bienal debate sobre el impacto de las tecnologías en las ciudades y la necesidad de que estas preserven los derechos digitales de la ciudadanía. También toca temas como la construcción de la memoria colectiva a partir de procesos digitales; la postveritat y su relación con los algoritmos, o los modelos comunitarios para la gestión de internet. Smart cities, sí, pero pensadas desde y para las personas.

Next Post

Previous Post

© 2018 Marketing3cero

Theme by Anders Norén